TRENDING

jueves, 10 de julio de 2014

¡CUIDADO CON EL MICROONDAS! (PARTE I)

¿Te has comprado un microondas y te ha salido la vena de chef que tanto anhelabas? Enhorabuena, pero ten cuidado con lo que metes dentro, salvo que no temas una explosión o cualquier efecto no deseados. ¡Ni te imaginas lo que la gente ha llegado a meter dentro! Una explosión microondística no es tan atípico, así que vamos a hacerte un listado con los ejemplos más chocantes.

curiosidades-animales
Gato en el microondas

Gatos

¡Sí, has leído bien! ¡A alguien se le ocurrió meter un gato! ¿Cómo? Buena pregunta. Todo se remonta a una mujer estadounidense que quería secar a su gato y... digamos que se le churruscó. De hecho, la mujer estaba tan enfadada que demandó a la empresa del microondas por no haberlo especificado y ganó el juicio. Desde entonces, todos los manuales de instrucciones de este país incluyen esta advertencia: "No metas a un gato dentro del microondas".

Huevos

Pon límite a tu vena de Arguiñano, ¡un huevo no se mete en el microondas! ¿Qué puede ocurrir? Que pases más tiempo limpiando el interior de este pequeño electrodoméstico que el que habrías dedicado a cocer el huevo en una cazuela. ¡Y llevarte un quebradero de cabeza más! El vapor que generan las ondas provoca una enorme cantidad de vapor interno en el huevo, ¿te has parado a pensar qué ocurre con ese calor? Pues que debe salir por algún lado y, como no puede, explota.

Platos de porcelana

Al fin y al cabo es metálico. ¿Te atreves a meterlo dentro del microondas? Es mejor que vigiles dónde recalientas la comida, por lo que pueda llegar a pasar. De meter uno de estos platos, el metal podría reaccionar mal ante el calor, por lo que quizá se te estropee tanto el microondas como la vajilla. ¿Merece la pena?

Papel de aluminio

No calientes nada en el microondas que esté envuelto en papel de aluminio... a menos que lo busques sea provocar un incendio en casa, que esperemos que no sea así. Este material reacciona con chispas ante el calor y con esto se puede preparar una buena...

Guindillas

Si se te ocurre la genialidad de meter unas guindilla, puedes estar tranquilo porque podrás comer este alimento sin que te pase nada malo. Eso sí, te advertimos de que sí que existe otro peligro. Debes tener cuidado cuando abras la puerta del microondas, porque algunas sustancias podrían te irriten los ojos o la garganta. Esto es serio, en el caso de que ocurra, por favor acude a un médico lo antes posible.

Tenemos otros ejemplos más de lo que puede ocurrir por meter en un microondas cosas que no debes. Si quieres seguir leyéndolos, tan solo tienes que hacer click en este enlace que te llevará a la segunda parte.
 
COPYRIGHT © RUBÉN S. | Foto Por Cortesía: Fotolia

Te invitamos a visitar:
Red de Blogs "GRUPO LM"


Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

Publicar un comentario en la entrada

Suscripción a Newsletter

 
Back To Top