TRENDING

martes, 18 de noviembre de 2014

DIFERENCIA ENTRE EL SUEÑO Y UN VIAJE ASTRAL


Ciertas preguntas más frecuentes sobre la experiencia de viaje astral acostumbran a ser: ¿Y de qué forma puedo reconocer que estoy teniendo una experiencia acontecida fuera del cuerpo? ¿Posee peculiaridades y características concretas hacer un viaje astral? ¿En que se distingue un sueño de una experiencia de viaje astral? Tal vez en http://madrid.iacworld.org/viaje-astral podrán ayudarle a comprender y experimentar. ¡Anímese!

Viajes Astrales y Sueño
Viajes Astrales y Sueño


Viaje astral: sensaciones de la experiencia


Hay ciertas sensaciones básicas que están realmente asociadas a la experiencia de viaje astral. Ciertas personas, por el hecho de no estar habituadas a ellas, pueden sentirlo como algo extraño, aunque por lo general, son sensaciones muy agradables. Si bien haya una serie de sensaciones más habituales, eso no significa que se vayan a percibir todas y cada una de ellas. A lo largo del comienzo de una experiencia de viaje astral la persona puede tener una, varias o bien ninguna de estas sensaciones.
 
Entre las más frecuentes es la que llamamos estado vibracional: en la que se siente como si todo nuestro cuerpo estuviera vibrando completamente. En ocasiones, esta sensación puede estar localizada únicamente en los pies, en las piernas o bien manos; la persona puede llegar a pensar que realmente su cuerpo está tremiendo o temblando, mas la realidad es que sus energías están demasiado activas en ese mismo momento.
 
Asimismo podemos oír un sonido fuerte en la cabeza, llamado sonido intracraneano, que únicamente lo escucha la persona que está empezando la experiencia de viaje astral y puede ser semejante a un estallido o bien a un zumbido. Este fenómeno ocurre debido a la separación de las conexiones entre el paracerebro (cerebro extrafísico) y el cerebro físico.
 
Cuando los cuerpos se apartan, se puede tener la sensación de que estamos en 2 sitios al unísono mas eso no sucede verdaderamente, es solo una sensación, la conciencia no se divide; lo que ocurre es que en el instante de la transición de la dimensión física a la extrafísica, en ocasiones se alternan las percepciones físicas y las energéticas o bien parapsíquicas, de ahí que nos semeja que estamos en 2 lugares.
 
Entre las sensaciones más satisfactorias en la experiencia de viaje astral es la de sentir que nos encontramos flotando en el aire con una sensación de ligereza y levedad absoluta. En esa condición asimismo se pueden tener sensaciones de balanceo o bien ligeros movimientos de rotación.
 
Otra de esas sensaciones que acontecen es sentir como si las piernas y el tronco corporal se elevaran, sin embargo la cabeza queda pegada aún a la almohada. Eso puede ser debido a que hemos logrado una buena relajación del cuerpo, aunque no se ha conseguido disminuir lo bastante nuestra actividad cerebral.
 
Asimismo, es usual sentir una sensación de expansión o bien balonamiento, en la que parecemos estar totalmente hinchados, perdiendo incluso las sensaciones de los límites del cuerpo.
 
Pese a poder tener varias de estas sensaciones, hay gente que cuando poseen una experiencia de viaje astral la interpretan como un sueño. Otras creen que las personas que experimentan viajes astrales padecen algún género de enfermedad o bien que precisan un escape mental. Como es natural, esto no es cierto. 

En la actualidad está comprobado como una gran mayoría de las personas que han tenido este tipo de experiencias lúcidas fuera del cuerpo son sanas física y mentalmente, además hacen una vida normal, ya que poseen su familia, trabajo, hobbies y sus respectivas responsabilidades. En la mayor parte de los casos, esas experiencias han sido vividas de forma espontánea y sin aviso, e incluso se consideran verdaderamente positivas.


Cómo comprobar que se ha realizado un viaje Astral y no ha sido un sueño normal

Como nota importante, la experiencia de viaje astral tampoco puede ser considerada como una simple alucinación, por el hecho de que podemos planearla anticipadamente y después revisar hechos que se hayan observado mientras que ésta sucedía. A modo de ejemplo: se puede planear visitar a algún familiar o amigo en su casa por la noche, si se consigue tener esta experiencia y después al regresar al cuerpo se recordará como iban vestidos o bien lo que estaban haciendo. Para contrastar que no ha sido un sueño, solo se debe llamar telefónicamente y preguntárselo. Confirmar que lo que se ha visto es verdad. ¡Seguro que se sorprenderá, sin duda alguna!
 
Otra forma de comprobar la realidad de los viajes astrales es mediante las experiencias conjuntas, esto es, compartir una experiencia con un amigo, un familiar o bien con la pareja. Si después las dos sois capaces de rememorar exactamente la misma experiencia, es obvio que no es un sueño normal y corriente.

Este proceso del sueño onírico se desarrolla en el interior de los hemisferios cerebrales, donde se organiza aquella información que se acumula a lo largo del día. Este mismo proceso de ordenación, activa áreas de nuestra memoria que crean imágenes y es cuando se produce el movimiento ocular veloz al seguir las mismas, ocurriendo dentro de la fase REM – Rapid Eye Movement.


Viaje astral: primordiales características de la experiencia

Viaje Astral o Encuentro Astral: Durante el sueño onírico actuamos solo como puros espectadores de las imágenes y no nos percibimos interactuando con ellas, a lo largo de la experiencia de viaje astral somos participantes de las situaciones que se generan a nuestro alrededor, tal y como ocurre en el estado de vigilia.
 
Por último podemos resumir ciertas de estas primordiales características diferenciadoras de experiencia astral con respecto al sueño:
 
• La experiencia extracorpórea deja la ejecución de acciones extrafísicas planeadas a lo largo del día, al paso que un sueño no puede ser programado.

• La experiencia de viaje astral deja la participación de diferentes personas proyectadas en un mismo sitio y a una misma hora. No puede acontecer que 2 personas tengan exactamente el mismo “sueño”.

• Al salir, o incluso entrar en nuestro cuerpo podemos sentir varias sensaciones muy características que no se perciben dentro del sueño.

• Siempre cuando percibimos algo que podemos revisar al despertar patentiza una experiencia de viaje astral.

• Esa sensación de libertad y expansión es propia y digna de la experiencia fuera del cuerpo y nunca ocurre en el sueño.

• En esa experiencia que acontece dentro de un viaje astral se puede tener la destacada determinación sobre aquellas experiencias y actos acontecidos extrafísicos.

• Sin lugar a dudas, observar el propio cuerpo físico tendido en la cama es una clara constatación de haberse producido una experiencia extracorpórea.

• En toda experiencia de viaje astral se podrá determinar con absoluta voluntad el instante de la vuelta al cuerpo.
 
A la hora de producirse la salida fuera del cuerpo mediante una experiencia de conciencia continua, sin lapsos, y sosteniendo la lucidez de manera ininterrumpida tanto en la entrada como en la salida del cuerpo, es una condición especial y sorprendente de certidumbre y certeza para que la persona tome consciencia de la realidad de esa maravillosa experiencia.

 
CONSEGUIR QUE LA CONCIENCIA ENCUENTRE LA LUCIDEZ FUERA DEL CUERPO, Y ASÍ ELIMINAR LA DUDA SOBRE LA REALIDAD DE LA EXPERIENCIA EN LOS VIAJES ASTRALES

Esa lucidez extrafísica nos confirmará que no ha sido sólo un sueño normal y corriente, sino más bien una experiencia acontecida dentro de la dimensión extrafísica, donde la persona ha percibido que es capaz de tomar resoluciones, examinar la situación o bien comunicarse con otras conciencias, en suma, que ha podido interactuar de forma libre en otra dimensión como lo hace en ésta misma realidad en la que nos encontramos actualmente.
 
Así que, los sueños siempre ocurrirán en el cerebro físico, al tiempo que los viajes astrales son experiencias totalmente reales, fuera de la dimensión física. Todas y cada una de las personas que han pasado por ese proceso conocido como muerte biológica, verdaderamente no han fallecido, lo que hacen es pasar a esa otra dimensión. El cuerpo biológico se descompone, aunque como conciencias puras que somos, proseguimos viviendo, continuando nuestra evolución espiritual aquí en la Tierra.

COPYRIGHT © LIDIA M.Y.  | Foto Por Cortesía: Iac Madrid

Te invitamos a visitar:
Red de Blogs "GRUPO LM"


Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

Publicar un comentario

Suscripción a Newsletter

 
Back To Top