TRENDING

miércoles, 18 de octubre de 2017

FUKUSHIMA: EL ASESINO DE ROBOTS

Fukushima, el escenario del mayor desastre en la historia moderna en términos nucleares, el reactor en Japón, aunque mucho más seguro que sus contrapartes en Chernobyl o Isla Tres Millas no pudo poner mucha resistencia contra los embates más duros de la naturaleza, para los que ni los previsores nipones estuvieron preparados.  

El lugar ahora posee una radiación inmensa, y el problema que tienen los científicos y los trabajadores que buscan depurar el lugar o restaurarlo, es que ni los robots han podido entrar en los reactores.  Las sondas robóticas que han enviado simplemente “mueren”, pero ¿cómo es posible
La planta nuclear en Japón ha causado la muerte de varios robots
La planta nuclear en Japón ha causado la muerte de varios robots



Muerte en los circuitos


La radiación sólo debería de poder afectar a los seres vivos, ¿verdad? Pues esto es una concepción falsa, aunque es bastante común.  La radiación es energía, pero no cualquier energía, esta viaja hasta que logra ser absorbida por algo, como nuestros cuerpos, en cuyo caso, dicha energía altera nuestro ADN, causando mutaciones aberrantes, cáncer, envenenamiento y muerte… 
La energía radiactiva puede afectar los componentes roboticos
La energía radiactiva puede afectar los componentes roboticos

Pero, los robots no pueden contraer cáncer.  ¿Qué ocurre entonces? El problema es que la radiación busca ser absorbida, y no sólo el tejido viviente es capaz de absorber radiación.  Los robots pueden absorber también esta energía en sus circuitos, cuyos materiales alojan la energía radiactiva, y terminan por degradarse poco a poco hasta que ya no pueden funcionar


Los caídos en Fukushima


La robótica de campo no es tan avanzada como la que vemos en los shows de tecnología y las presentaciones de lugares como el MIT.  En realidad, los robots no han cambiado su configuración básica desde hace 20 años y se ven mucho como los de las películas de los 80s.  
Ls circuitos usados en los robots de campo no pueden resistir la radiación


Usualmente los robots se degradan después de 8 horas en Fukushima, pero rara vez llegan a vivir tanto, ya que no se ven atrapados entre los escombros, la radiación corta la transmisión entre el robot y el controlador o simplemente son incapaces de volver debido a los obstáculos, por lo que deben cortar el cable y dejar al robot atrás dentro del reactor.  Al momento se han perdido un par de docenas de robots dentro del reactor.  Comenta y comparte. 

Si te ha gustado el artículo, no olvides que puedes ver muchas más historias interesantes y aterradoras para todos los públicos, visitando Ciencia y Curiosidades o la Matrix Holográfica. Te esperamos.

             Google +    Twitter    Facebook
               INSÓLITO  NATURALEZA  HISTORIA  GRUPO LM
COPYRIGHT ©  Alex Borges
Foto Por Cortesía: pixabay.com
Te invitamos a visitar:
Red de Blogs "GRUPO LM"


Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

Publicar un comentario

Suscripción a Newsletter

 
Back To Top